utopía

31 enero, 2006

La feria de los discretos

A estas alturas de la película aún no he conseguido comprender completamente esa discrección cordobesa que tantas veces me ha indignado por desaforada cuando no toca y excesivamente servil en las ofensas, pero supongo que muchos pensarán que nada que un buen perol en la sierra,-mientras nos dure intacta- no cure.

Desde la distancia he observado el cambio positivo que la ciudad ha realizado en los ultimos años en diferentes aspectos, desgraciadamente otros costará mucho más que cambien. Tras diversas cagadas arquitectónicas, algunas de ellas puras diarreas, hace pocos años llegaban por fin noticias saludables que nos hablaban de proyectos de primer nivel para la ciudad, muchos acogimos con gran alegría el futuro proyecto de Palacio del Sur de Rem Koolhaas -Palacio de Congresos de Córdoba- eso significa que sera la primera obra del afamado arquitecto en España; sin embargo ya empiezan a aparecer los primeros problemas: más de dos años despues aún no han empezado las obras y de los 82millones de euros inicialmente presupuestados hemos pasado a los 158 millones actuales.

Justo al lado del futuro Palacio de Congresos de Córdoba estará el, también futuro, Centro de Arte Contemporaneo, proyectado por los arquitectos Nieto y Sobejano y que también cuenta con buenas referencias, así parece que Córdoba sale de su estancamiento y desea presentarse por fin como ciudad activa que mira al futuro, que seguro no estara lleno de obstaculos como la, efectivamente también futura, Torre Prassa envuelta en una gran polémica a la que otro día que me apetezca más dedicare algo de tiempo.
Con este nuevo panorama abierto y comprendiendo que era el punto devil de una gran ciudad a la que le pesa profundamente su historia, lo último que piensas es que eso que tan celosamente guarda, su pasado, el que ha sufrido los expolios más sangrantes a lo largo de su historia y del que parece que cada cordobes, o por lo menos los de buena cuna, guardan un trozo en sus casas, no estará bien protegido. Ese es el momento en el que te encuentras con articulos como el que reproduzco integramente a continuación de Luis Calvo.

Queridos paisanos calaros bien el sombrero cordobes para no ver ni oir y esperar a la proxima feria.


La Junta de Andalucía prepara un expolio masivo del patrimonio cordobés

¡Como suena!. Y lo va ha hacer aplastando definitivamente, el proyecto electoral de IU, de convertir el Silo en un Centro de Creación y animación de la cultura.La Señora Mudarra, delegada de Cultura de la Junta de Andalucía, en declaraciones a la Agencia EFE (no se atrevió con la rueda de prensa), nos ha hecho saber que el Silo de Noreña, se utilizará definitivamente, como depósito de material arqueológico. Allí se guardará, como mercancía de un “todo a cien” la ingente cantidad de mosaicos romanos, capiteles, fustes, fuentes, brocales y demás material histórico que aún hoy, pese al expolio de siglos, sigue apareciendo profusamente en Córdoba. También nos dice esa noticia, que los restos se almacenarán provisionalmente en el Silo para luego trasladarlos a Sevilla, a una gran nave que están ultimando y que “centralizará” todo el patrimonio andaluz, y desde allí ya se verá que se hace con él. Palabras textuales , ver periódicos locales del 30 de noviembre de 2005).

¿De verdad, sra. Mudarra que usted trabaja por Córdoba?. ¿Así apoyará la Junta el Proyecto de Capitalidad Cultural de Córdoba?. ¿Es este el proyecto socialista “Córdoba es capital” para recuperar el voto en Córdoba?. ¿No les dá a ustedes vergüenza, o es que simplemente no tienen?

“Un rio de cultura” sin duda, pero corriente abajo, hacia Sevilla.

Voy a precisarle aquí al lector, algunos datos de la ciudad, para que considere la magnitud del expolio que se avecina.El primer pueblo próximo a Córdoba hay que buscarlo a 23 km. de distancia, es Almodóvar (Alcolea es barriada de Córdoba). Esta situación no se dá en ninguna ciudad española. Esto es así, porque en la baja edad media, cuando nacen la mayoría de los pueblos españoles, Córdoba tiene un perímetro gigantesco, aun hoy desconocido y que albergaba en su interior a un millón de almas, convirtiéndola en la ciudad más grande de Europa. Todavía hoy, la Mezquita de Córdoba, sigue siendo el tercer templo en importancia para el mundo islámico.Salvando las diferencias, solo El Cairo y Córdoba, se asientan hoy sobre restos de civilizaciones antiguas que sobrepasan en extensión el perímetro de la ciudad presente.

Los ricos materiales con que fue construida, han marcado también su destino. La ciudad fué desmoronada hasta casi desaparecer, para extraer sus riquezas. El expolio a lo largo de los siglos ha sido tan feroz, que hoy no hay casa ni palacio en Andalucía que no tenga algún resto de aquel explendor. El Alcázar de Sevilla, por ejemplo, escenario de bodas reales, está construido con piezas de Medina Azahara. Si quieres ver capiteles califales visítalo. Por cierto… hace unas semanas la casa de subastas londinense Sothebys, adjudico un capitel de Medina Azahara en la friolera de 290.000 euros.

Pues con esta situación, sucede que el crecimiento de la ciudad, alentado por la fiebre de la construcción que asola el país, está sacando a la luz (es un decir), más y más restos arqueológicos de indudable valor. Estos están siendo extraidos sin más luz ni taquígrafos que los que la Junta no paga pero pone. Con total opacidad, entre cortinas, sabanas y lonas que lo oculten del ciudadano (siempre tan peligroso) extraen las riquezas patrimoniales de la ciudad y las almacenan en el pequeño Museo Arqueológico de Córdoba. Pero como se les quedó pequeño hace tiempo, decidieron alquilar unas naves a la Universidad, en el Campus de Rabanales. Estas inmensas naves, que tienen la superficie de tres campos de fútbol, están a rebosar de patrimonio cordobés.La señora delegada entonces, “se entera por los periódicos” que arqueólogos y técnicos de su delegación están “guardando” los restos en sus casas, ante la falta de espacio. Me pregunto como serán los pisos de estos señores, que les caben hasta restos arqueológicos.En fín, todo este “olor a podrido” ha dado como resultado las declaraciones de la representante de la Junta de Andalucía, en las que se descuelga con esta atrocidad. Llenar el Silo (porque lo llenará) de nuestro patrimonio, para llevarselo luego a Sevilla.

Cabría por último preguntarse, que han hecho los responsables de la cultura cordobesa y andaluza durante estos años, a la vista del crecimiento desorbitado del patrimonio arqueológico de esta milenaria ciudad, que podría tener por derecho propio, no uno, sino dos y hasta tres museos arqueológicos muy importantes y tematizados por épocas o civilizaciones.

Pues en estas dos últimas décadas, nada o casi nada se ha movido en este sentido. Si bien el Museo Arqueológico está desde hace años en obras de ampliación, a todas luces insuficientes, estas se eternizan en el tiempo, como todo en la ciudad. Así mientras Mérida y Tarragona, que solo tienen la misma importancia que Córdoba en el estrato romano, poseen planes y consorcios bien estructurados, que defienden y protegen su preciado patrimonio. Córdoba recibe este año, de la centésima que la Junta destina a Cultura y Patrimonio, sólo el tres por ciento. ¿100 dividido entre ocho… igual a tres?. De este, se gastará la mayor parte en un probable Museo de Artesanía que la ciudad no ha pedido, y un centro de alta costura, que también nadie ha pedido. El demandado por años centro de arte contemporaneo, va ha recibir otros 500.000 euros, que como el año pasado, no saldrán de Sevilla, y para que se haga una idea, es lo mismo que gastará el Ayuntamiento en una fuente para la glorieta de la Plaza de Andalucía.

El desatino no puede ser más mayúsculo. No se puede hacer peor política cultural, que la que viene realizando la Junta de Andalucía en Córdoba. Claro que a la vista de los objetivos que la Junta tiene de trasladar todo nuestro patrimonio arqueológico a Sevilla, igual lo han hecho de pu.. madre. Nada mejor que dejarlos en abandono para justificar su expolio.

Y así, mientras los ciudadanos no preocupamos por el “más y menos” de las lucecitas de ferias, La Junta va ha proceder a la deslocalización masiva del patrimonio cordobés. Veremos que resultados futuros provoca esto. A la vista del acoso sistemático al que está siendo sometida la ciudad, por el simple hecho democrático de no elegirles a ellos para gobernar la ciudad, es previsible que estos restos acaben rellenando los museos andaluces de nuevo cuño que por ejemplo se podrían ubicar en Antequera o Lepe, que como próximamente van ha tener aeropuerto, igual son estupendos sitios para enseñar a los visitantes las riquezas históricas de Córdoba.

¿Que hace mientras nuestra alcaldía?. Pues nada de nada. Parece incluso que ni siquiera hayan leido la noticia, mutismo que da pábulo a los rumores de entreguismo de la corporación a las presiones de la Junta, o a la especulación de un inminente transfuguismo de nuestra estrella política.

Por mi parte solo me queda pedirle a la Señora alcaldesa, que por favor utilice su poder para evitar este expolio. Siembre los jardines de restos arqueologicos, deles un uso, el que sea antes de que te los quiten.¡Salve lo que pueda!

NOTA:Las noticias a que hace referencia este texto se publicaron en tres periódicos locales, según fuentes de la Agencia EFE. el día 30 de noviembre de 2005. Puedes verlas en las hemerotecas digitales de Diario Córdoba, El Día de Córdoba y ABC

30 enero, 2006

Diré cómo nacisteis...


Hasta hace una semana jamás había pensado crear un blog, para ser sincero y pese a ser asiduo internauta, creo que nunca he sabido con exactitud qué era y porqué motivo me podría ser útil a mi. Ése fue mi error en mi desconocimiento se producía la asociación blog-diario, y con éstos nunca fui capaz de pasar de la página 5. No se el futuro de esta iniciativa pero sus posibilidades me intrigan y no quería perder la oportunidad de ver en que se transforma esta tribuna artificial.
Me resulta difícil realizar esta primera entrada, -siempre lo es romper el fuego-, y no quiero realizar una declaración de intenciones, porque me parece que problamente se convertirá en algo bastante disperso: de lo público a lo privado; de la reivindicación a la anécdota íntima; de la opinión al recuerdo.
Ya veremos.